PH-QUIROGEL + Gel Para el Alivio del Dolor > Noticias

Noticias

HÁBITOS SALUDABLES PARA LA TERCERA EDAD

HÁBITOS SALUDABLES PARA LA TERCERA EDAD

dic. 03 2015

Con el paso del tiempo nuestro cuerpo cambia y es muy importante cuidarse llevando unos hábitos de vida saludables con una buena alimentación y algo de ejercicio.

A medida que se envejece los músculos se debilitan, se tiende a tener más dolores y se vuelve más propenso a las caídas y lesiones. Por esta razón, es necesario que las personas de avanzada edad cuiden su cuerpo haciendo ejercicios para mantenerse activo y evitar en la medida de lo posible todos estos problemas.

Una vida activa tiene muchos beneficios para la salud y hacer ejercicio regularmente previene de posibles accidentes cardiovasculares, reduce el riesgo a desarrollar enfermedades crónicas, y mejora la fuerza y el tono muscular, evitando así, cualquier accidente, caída o lesión. También ayuda a mantener la movilidad, la independencia y evitar o retrasar la eventual aparición de una discapacidad.

Foto: Vitónica

El sedentarismo, en cambio, es un factor de riesgo importante frente a las enfermedades cardiovasculares, entre otras razones porque favorece la diabetes o la obesidad. Además, potencia la debilidad física, aumenta el riesgo de caídas y lleva paulatinamente al aislamiento, a la pérdida de actividad social y a la depresión.

Por lo tanto, el ejercicio en personas de avanzada edad y de cualquier edad, es un buena terapia ya sea a nivel físico como a nivel sicológico.

Para empezar no es necesario correr grandes distancias sino comenzar con ejercicios suaves y que se hagan diariamente como puede ser; dar un paseo. Comience con ejercicios suaves durante periodos cortos de tiempo y a medida que mejore su estado físico, comience con ejercicios más exigentes durante períodos más largos de tiempo. Lo ideal es una rutina que consista en hacer un calentamiento de unos 10 a 15 minutos, junto con una sesión de ejercicios aeróbicos de aproximadamente 20 a 30 minutos, cinco días a la semana.  

Esto simplemente es orientativo ya que depende de la capacidad física de cada individuo. Ante todo, lo importante es acudir al medico y consultar cualquier duda antes de iniciar cualquier ejercicio.

Tipo de ejercicios

Existen multitud de ejercicios físicos apropiados para las personas mayores. Las actividades físicas más convenientes son:

  • Caminar.
  • Montar en bicicleta al aire libre o estática.
  • Bailar.
  • Natación.
  • Yoga.
  • Taichi.
  • Gimnasia aeróbica de bajo impacto.
  • Aquafitness (gimnasia en el agua).

  • Después del ejercicio, es necesario descansar. A medida que la edad avanza nuestro cuerpo necesita mas tiempo para recuperarse, por lo tanto el descanso y la pausa entre ejercicio y ejercicio es vital.

    Si no podemos hacer estas actividades al aire libre también existen ejercicios más sencillos que se pueden realizar en casa sin ningún problema. Lo importante es seguir una rutina y un programa con sus tiempos de ejercicio y descansos para que nuestro cuerpo se habitúe.

    Después de realizar los ejercicios es recomendable hacer estiramientos de los músculos para no sufrir ninguna lesión.

     

    Foto: Blog Vida Abuelo.

    Aquí os dejamos algunos de los ejercicios que podéis practicar en casa:

    Se trata de ejercicios de equilibrio para mejorar la coordinación y evitar las caídas y ejercicios de fuerza que también vienen muy bien para fortalecer los músculos.

  • De pie, colocamos los brazos en cruz y levantamos una pierna. Así, manteniendo el equilibrio tocamos con la mano derecha la oreja izquierda. Volvemos a colocar los brazos en cruz y hacemos los mismo con la otra mano. Bajamos la pierna y volvemos a repetir el ejercicio con la otra. Repetimos un par de veces.
  • Sentados en una silla con una pelota, nos ponemos de pie, lanzamos la pelota al aire y la cogemos y nos volvemos a sentar. Repetimos el ejercicio un par de veces.
  • Ahora de pie, colocamos las manos sobre la nuca, empujamos suavemente hacia abajo llevando la barbilla hacia el pecho para estirar la columna.
  • Sentados, juntamos las piernas y las estiramos. Después flexionamos el tronco inclinándonos hacia las piernas sin que éstas se doblen y nos mantenemos unos segundos en esta posición. Después relajamos las piernas y volvemos a repetir.
  • Ejercicio con peso: Cogemos una pesa en cada mano y doblamos los brazos hacia arriba levantando las pesas hacia los hombos y poco a poco las volvemos a bajar. Descansamos unos segundos y volvemos a repetir.
  • Ahora, sentados con las pesas en las manos vamos a trabajar los hombros. Encogemos los hombros hacia arriba y los volvemos a bajar. Lo normal es empezar por 1 kilo e poco a poco ir subiendo.

  • Fuentes: Web consultas, Family Doctor, Trainyourself

    Público

    Últimas Noticias